VER EL CATÁLOGO COMPLETO DE BUTACAS DE CUERO Y PIEL

Consejos y trucos para elegir el mejor sofá de cuero para tu salón.

La butaca de cuero es siempre una pieza de mobiliario muy apreciada. La moda y las tendencias cambian sus formas y colores, pero su identidad funcional y estética permanece casi inalterada con el tiempo. Para elegir un buen sofá de cuero hay que saber apreciar en primer lugar las características que lo convierten en un producto único e irrepetible, es decir, la propia piel.

El material que se procesa, corta y cose para componer su butaca, nunca será el mismo que otra. De un rollo de tela se pueden conseguir muchos modelos de butacas de piel, pero para producir una de tamaño mediano se necesitan alrededor de 4/5 pieles enteras de ganado (unos 20 metros cuadrados). Entonces entenderás por ti mismo que dos artefactos nunca pueden ser los mismos.

Tapicería de cuero: cómo crea la naturaleza.

El cuero es ante todo un tapizado natural, que procede del cuero de los animales. Su conformación superficial depende en primer lugar del tipo de animal utilizado. Incluso el simple hábitat en el que vivió influye en la estética final del cuero que produce.

LA PIEL CAMBIA DE ASPECTO CON EL TIEMPO.

Cuanto más se utilice el sofá de cuero, más se transformará: el pequeño pliegue, el mayor brillo en el asiento más utilizado, el ablandamiento del respaldo de cuero, etc., son aspectos naturales e inalterables para un sofá de cuero. Como tales, deben tenerse en cuenta en el momento de la compra.

Hay piel y piel: ¡cuál elegir!

NO TODAS LAS PIELES UTILIZADAS PARA PRODUCIR LOS SOFÁS SON IGUALES.
Los espesores, la calidad de la materia prima, la elaboración y los colores cambian y, por último, pero no por ello menos importante, los tratamientos utilizados para los acabados. Naturalmente, los precios del producto terminado también cambiarán.

En la jungla de propuestas comerciales es difícil salirse del camino para elegir una buena tapicería de cuero. 

He aquí una lista de las terminologías más comunes utilizadas.

Cuero grano o medio grano

Se trata de la mejor calidad de cuero, e incluye la capa exterior del cuero, donde los poros del cuero del animal son prácticamente visibles. Es un cuero muy resistente, pero suave y de larga duración. Las pieles de primera flor deben ir siempre acompañadas de un certificado de garantía capaz de autentificar la calidad.

Cuero estampado o flor natural

El cuero puede dejarse natural, es decir, como la naturaleza lo crea, o impreso (también llamado cuero correcto). En el segundo caso hay cueros con estampados más o menos profundos, que proponen un diseño que se llama estampado dólar o Madrás. El cuero impreso es más uniforme a la vista porque durante el proceso de prensado e impresión del cuero se comprime toda la superficie. El resultado final suele estar libre de defectos llamativos.

Para comercializar un cuero de grano natural, se seleccionan los mejores cueros, pero esto no significa que estén libres de defectos. Puede haber una cicatriz o una imperfección debido tal vez a una picadura de insecto que ocurrió cuando el animal estaba vivo. La piel es la naturaleza!

Cuero nobuk

Es un tipo de cuero en el que la primera parte del pelo del animal se mantiene bien afeitado. Es un cuero suave y muy fino, pero igualmente delicado. Algunos sofás recubiertos de piel nobuk se comercializan con tratamientos especiales que protegen la superficie. Para obtener información especial sobre los sofás nubuck este es el artículo.

Cuero en corteza

Es decir, la parte inferior del cuero, la que se encuentra en la parte interna de la dermis. Es ciertamente un cuero menos valioso que el del primer grano.

Cuero regenerado

Es un tipo de cobertura pobre compuesta por una mezcla de residuos de cuero (alrededor del 80%) y otros compuestos mixtos. Para su elaboración se realiza un proceso similar al del papel - trituración - adhesivos - mezclas, etc...

La duración es similar a la de un cuero falso y a medida que envejece se deteriora inexorablemente. Averigüe bien cómo se producía el cuero regenerado, en algunos casos también puede ser un producto de muy mala calidad.

La butaca de piel: hecha para durar.

Una buena calidad de cuero hecho a mano es un sofá que le acompañará durante muchos años. Incluso cuando está arrugado, adquiere encanto y valor. Además, las salas de estar modernas también incluyen el diseño de sofás multifuncionales como el de Doimo Salotti - Place.

 

Los colores más adecuados son los naturales, desde los tonos claros del beige/marfil, hasta los tonos cálidos de la tierra como el chocolate, la tierra quemada, la mostaza. Los tonos de gris cálido, gris paloma y piedra también son adecuados para un sofá de cuero.

5 consejos para comprar la butaca de piel ideal

Cuando decides comprar una butaca de piel, necesitas hacerte algunas preguntas, que le ayudarán a tomar la decisión correcta, sin necesidad de volver a pensar en el futuro.

En general, tanto el sofá como el sillón son los protagonistas de la sala de estar y, por lo tanto, hay que tener cuidado en el fatídico momento de la compra.

Ambos tienen que cumplir, principalmente, los requisitos de valor estético, confort, calidad de materiales y acabados. Pero veamos las cinco preguntas para comprar un sofá perfecto:

1) ¿Cómo elegir la butaca en piel ideal?

La primera pregunta es bastante obvia, pero es muy importante. En primer lugar, es necesario encontrar herramientas como una cinta métrica, una hoja de papel y un lápiz, y medir cuidadosamente el tamaño de su sala de estar, con la intención de decidir sobre el espacio disponible para el sofá y el sillón. Atención: es necesario recordar, que debe haber suficiente espacio para poder moverse de forma ágil. Básicamente, tienes que pensar que alrededor del sofá, deberías moverte sin chocar con otros muebles en la sala de estar. Además, un sofá excesivamente grande, en una habitación pequeña, no respeta las proporciones, haciendo que toda la habitación parezca aún más pequeña.

2) ¿Cómo se utiliza la sala de estar?

Otro aspecto fundamental a analizar cuidadosamente son los hábitos de vida en la sala de estar. ¿Pasas mucho tiempo con tus invitados o ves películas con tus amigos? Y luego... ¿Tiene una familia numerosa, con niños pequeños jugando en el sofá? ¿O estás solo y normalmente comes en el sofá? Todas estas son preguntas que hay que hacer antes de elegir los materiales y las formas de los sofás y sillones.

3) ¿Qué estilo prefiere?

¿Comprar una butaca de cuero con un estilo clásico o moderno? El estilo es siempre un factor muy subjetivo, por lo que cada comprador tiene su propio gusto y sólo decidirá sobre el objeto que capta su atención a primera vista, sin descuidar, sin embargo, la comodidad. Sólo así podrá elegir el mejor sofá y sillón.

4) ¿Qué tipo de butaca elegir?

¿Sofá de esquina o sofá fijo? Siempre se debe tener en cuenta el tamaño de la habitación. Por ejemplo, optar por un sofá de esquina suele requerir más espacio que el sofá fijo. También es una solución que normalmente no requiere cambios de posición. Por otro lado, con el sofá de esquina se dispone de más espacio para sentarse, por lo que hay más asientos y la posibilidad de acostarse cómodamente. En general, la composición más clásica del sofá fijo es el llamado 3+2, es decir, un sofá de 3 plazas junto a un sofá de 2 plazas. Hoy en día, los fabricantes también ofrecen la posibilidad de un sofá fijo de 3 plazas con península, lo que se traduce en un correcto compromiso entre espacio y relajación. Por último, la elección puede recaer en el sofá cama tradicional o con contenedor.

5) ¿Qué tipo de cobertura prefiere?

Hay muchas posibilidades para cubrir un sofá, pero se pueden dividir sustancialmente en tres categorías principales: cuero, tela y microfibras, o punzonados como el cuero falso. Si se decide por una funda de tela, además de las características visuales del color, debe tener en cuenta la calidad táctil, en términos de suavidad, delicadeza, pero también funcional, en términos de resistencia al desgaste de la tela.

Siempre hay que tener en cuenta que la tapicería del cojín del asiento está sujeta a roces frecuentes. Por lo tanto, el tejido de la funda de sofá debe elegirse con el compromiso adecuado de suavidad, elegancia y, sobre todo, resistencia. Una característica esencial de un sofá cubierto de tela debe ser extraíble y completamente lavable. La tapicería de cuero, por otro lado, tiene como característica principal la suavidad y el confort, además de ser ciertamente más práctica para el mantenimiento.

Hay muchas calidades de cuero en el mercado, desde la primera elección, llamada en jerga "flor", hasta la "corteza". La calidad de la piel utilizada en la elección de la tapicería del sofá puede hacer que el precio del producto acabado varíe mucho, así como el resultado estético del mismo. Hay que tener en cuenta que el cuero es un material de origen animal, por lo que está sujeto a ligeras imperfecciones debidas a la experiencia del animal del que se ha obtenido.

Deja un comentario