VER EL CATÁLOGO COMPLETO DE ALFOMBRAS DE CUERO Y PIEL

 

Color + Textura + Talla: Cómo elegir la alfombra de cuero o de piel adecuada en todo momento

Las alfombras de piel o de cuero son un negocio complicado: la alfombra de la piel correcta puede decorar un espacio a la perfección, mientras que la incorrecta puede hacer que una habitación se sienta incómoda o sin terminar.

Y considerando lo caras que pueden ser, seleccionar una alfombra es algo que usted quiere hacer bien. Hay tres elementos principales a tener en cuenta a la hora de elegir la alfombra adecuada para su espacio, así que siga leyendo para obtener consejos sobre cómo conquistar la "tríada para comprar alfombras de cuero y piel". 

Escogiendo el color

El color es el punto de partida obvio aquí. Si ya tienes mucho color y patrones en su espacio, es posible que quieras elegir con una alfombra de un solo color de piel, ya sea homogenea o un con toques que complemente su mobiliario existente.

Si quieres una alfombra con muchos tonos, generalmente es más fácil elegirla primero, y añadir muebles y accesorios que coordinan después.

Una alfombra de piel o de cuero de calidad se leerá como una de las piezas más grandes de "muebles" en el espacio, así que asegúrese de tener en cuenta los tonos en su piso, paredes y otros acabados fijos al seleccionar.

Pero no lo haga con demasiada seguridad: una alfombra con un diseño audaz o de acabados brillantes puede ser sólo el billete para elevar una habitación al siguiente nivel. 

Mirando la textura

Este es probablemente el aspecto más pasado por alto al elegir una alfombra, pero no debería serlo. Una habitación con una mezcla de diferentes texturas se siente rica y con capas, y una manera fácil de establecer este tono es prestando atención a la textura de su alfombra. Hay mucho más que cuero cepillado tradicional!

Deje que los acabados de sus muebles existentes le guíen y busque el contraste. Con asientos en una tela suave como el terciopelo, algo suave y duro como un becerro seco podría ser la respuesta, mientras que un sofá de cuero elegante se ve muy bien en algo con una alfombra de piel con pelo.

Tenga en cuenta los aspectos prácticos de la limpieza de la alfombra, y también considere si las personas de edad avanzada o con movilidad limitada utilizarán la zona. Una alfombra levantada puede ser un peligro de tropiezo.

El tamaño ideal

Aquí es donde mucha gente se da de bruces al comprar una alfombra fabricada en piel o cuero y, cuando la coloca, ve que se ha pasado de tamaño o se ha quedado corto.

Tienes que tener presente que el cuero tiene mucha presencia y puede llamar más la atención y tener más protagonismo que el mueble más pintoresco que puedas poner en una sala o habitación.

Pieles con color y contraste

En el caso de las alfombras hechas con piel de color contrastado, como la de vaca o tigre, la atención que captan visualmente es muy alta, así que no puedes pasarte con el tamaño. Si de todas formas quieres poner uno de estos modelos de gran tamaño, intenta que vaya bajo un sillón o una mesa de centro. De esta manera se disimulará un poco su presencia.

Pieles homogéneas

En el caso de escoger un color de piel liso o con una textura homogenea (que sea todo de un mismo patrón) puedes tirar por tamaños mayores.

Los tonos igualados permiten crear un contexto que aprovecharás según la textura de la alfombra, así que no te cortes a la hora de escoger el tamaño en una alfombra de cuero de res, de cabra o de oso.

Cueros con textura

La textura, en una alfombra de cuero, ejerce una presencia importante. Aunque no lo parezca, las texturas de pieles con pelo son mucho más llamativas y "abultan" más visualmente.

La elección de la textura debería depender de la cantidad de mobiliario que tengas.

  • en un ambiente muy cargado procuraremos escoger una alfombra de cuero lisa, sin texturas remarcables en exceso
  • en un ambiente ligero podemos colocar cueros con pelo y muy texturados, ya que rellenarán espacios visuales

Qué hay de los precios

Hay una cosa que debes tener clara: una alfombra de cuero o de piel auténtica no es barata.El cuero y la piel son materiales que cuestan de elaborar, y eso se paga.

El precio también depende del orígen animal de la piel: no es lo mismo una alfombra de piel de vaca que una de piel de oso (la de oso es mucho más cara).

Así que puedes encontrarte alfombras de cuero por precios módicos (de piel de vaca común) a partir de unos 100€ en tamaños pequeños, y puedes encontrar alfombras exóticas de pieles de animales poco comunes por varios miles de euros cada pieza.

Respetar la legalidad

Existen diferentes legislaciones en cuanto al tipo de pieles que pueden usarse para hacer alfombras. En cada país puede variar bastante esta legislación, pero en general, en los países de más índice de desarrollo suelen haber leyes parecidas en cuanto a respetar animales en peligro de extinción (sentido común), prohibiendo también la venta de sus pieles.

En los artículos que recomendamos de la tienda online de Amazon no hay ninguno de estos artículos. Todas las pieles que puedes encontrar son perfectamente legales, registradas y siguiendo los parámetros de calidad de la normativa española (Real Decreto 769/1984, de 8 de febrero).

 

Deja un comentario